Constelaciones Familiares

La terapia sistémica que sana nuestro inconsciente familiar.

La vida nos llega a través de muchas generaciones. Desde el mismo momento de la concepción formamos parte de nuestro Sistema Familiar.  De nuestros ancestros heredamos los rasgos físicos, las aptitudes, dones, talentos, etc., pero también heredamos ciertas creencias, traumas y situaciones no resueltas.

Cuando los miembros de un sistema familiar no fueron capaces de transcender un hecho traumático, gestionar una emoción o resolver un conflicto, nuevos miembros del sistema cargarán con estas dificultadas.  Por amor ciego o porque hemos sido designados por el sistema nos ligamos a estos destinos repitiéndolos una y otra vez, generando bloqueos que afectan a diferentes áreas de nuestra vida.

Cuando alguien de una generación posterior, en vez de quedar ligado al sufrimiento, es capaz de ofrecer una solución adulta desde el asentimiento y el amor a la vida, se produce la sanación para todos. De esta forma ningún otro miembro del sistema tendrá que repetir ese destino o cargar con emociones que no le corresponden.

Nuevas Constelaciones.
La Evolución de las Constelaciones Familiares.

En las Nuevas Constelaciones, ya no hay colocación de los representantes, nada debe ser dirigido o manipulado. Las Nuevas Constelaciones nacen al observar que hay fuerzas, muy por encima de nuestras compresiones e intenciones, que lo gobiernan todo y desde donde llega la información y la solución posible. Al estar plenamente centrados y sin intención, atendiendo solamente a los movimientos que surgen del campo, entramos en contacto con estas fuerzas.

El constelador, desde el centro vacío se pone al servicio de estas fuerzas y del sistema de la persona que constela. Constelador y constelado asienten a lo que se muestra tal y como es, sin querer entender o cambiar nada. El grupo también se pone al servicio de la sanación que se está desarrollando. Es en esta sintonía cuando constelación adquiere la máxima fuerza. El movimiento sanador se manifiesta de una forma espontánea a través del los movimientos de los representantes. A veces toda la constelación se desarrolla en silencio.

Las Nuevas Constelaciones van más allá de una mera terapia, nos conectan con la Gran Energía de Amor que lo mueve todo y que está en el principio de todo. El movimiento que surge es profundamente conciliador e integrador, no hay una mera sanación individual, afecta a todo el sistema familiar, llegando al inconsciente colectivo.

MI EXPERIENCIA

Las Nuevas Constelaciones se hallan en constante expansión y es impredecible hacia qué nuevas formas de sanación y toma de consciencia pueden conducirnos, nos abren puertas en múltiples direcciones, cada constelador, de acuerdo a su evolución, ha de tomar su propio camino. Personalmente, través de las Nuevas Constelaciones, al abrirme al movimiento sanador del Espíritu en sus múltiples manifestaciones, he podido canalizar nuevas formas de sanación que aceleran y potencian el efecto, ya de por sí muy potente, de la constelación.

Los acontecimientos traumáticos y dolorosos dejan una impronta en ciertos canales energéticos del cuerpo físico y sutil. Cuando está indicado, y el campo lo permite, se pueden liberar estas memorias mediante la presión y equilibrado de algunos puntos de estos canales, o activando la energía vital. De esta forma, la persona siente una gran liberación y accede más fácilmente a la toma de consciencia necesaria para dar los pasos oportunos hacia una vida más plena.

En esta forma de trabajar, es posible sanar simultáneamente conflictos relacionados con cargas sistémicas y experiencias pendientes de vidas pasadas, que guardan relación entre sí. Nada está separado, la elección del sistema familiar es el vehículo propicio para desarrollar nuestro aprendizaje y evolución. Nuestros ancestros nos transmiten la vida junto con sus sus logros y sus asuntos pendientes, y nosotros, a través de la superación de conflictos y nuevos retos, aportamos nuestro grano de arena para las nuevas generaciones. Así, la vida continúa y se engrandece.

Temas que se pueden tratar

N
Relaciones familiares: Padres, hermanos, hijos difíciles, adopción.
N
Problemas de pareja actual o anterior. Ausencia de pareja. No poder cortar una relación.
N
Timidez, agresividad.
N
Orientación en momentos de cambio.
N
Adicciones (drogas, tabaco, alcohol…)
N
Enfermedades y otros problemas físicos.
N
Conflictos sexuales, abusos.
N
Accidentes.
N
Traumas.
N
Auto-boicoteo.
N
Esterilidad.
N
Depresión.
N
Anorexia – Bulimias.

Área profesional

N
Cambio de profesión.
N
Problemas en el trabajo: estancamiento, falta de reconocimiento, “mobbing”.
N
Creación de nueva empresa.
N
Empresas familiares.
N
Asesoramiento en proyectos profesionales, etc.
N
Como supervisión en la relación terapéutica.
N
Aprobar oposiciones.
N
Consecución de recursos para la empresa.
N
Falta de beneficio.
N
Falta de inversores.
N
Formar equipo/Buena colaboración.
N
Cambios en la empresa.
N
Relación Jefes/empelados.
Bert Hellinger

Bert Hellinger

Bert Hellinger es una de las figuras más relevantes e innovadoras del mundo terapéutico actual.

Constelaciones Sesión Individual

Constelaciones Sesión Individual

Ideal cuando el cliente requiere un tratamiento individualizado o como toma de contacto con las constelaciones previo a la participación en un taller grupal.

Constelaciones de Animales de Compañía

Las constelaciones son especialmente útiles en casos de animales adoptados.